Los aspectos de un desarrollo fisiológico del bebé

  

Aquí encontrarás información sobre:

Biología del comportamiento e historia genealógica

 

Los científicos de la biología del comportamiento distinguen entre tres diferentes tipos de de mamíferos:

  • Nidícolas - recién nacidos que permanecen en el nido.
  • Nidífugos - los que no tienen nido.
  • Primates llevadores - los que son llevados.

Nidícolas

 


 
 
 
 


Recién nacidos que permanecen en el nido. Estos recién nacidos no se pueden trasladar por medios propios, nacen prácticamente ciegos y sordos y necesitan ayuda para mantener y regular su temperatura corporal. Su alimentación sacia el hambre durante largo rato para que su madre pueda dejarlos en el nido mientras va en busca de alimento. En el caso de que los pequeños hicieran ruido en el nido, serian presa fácil para ladrones y depredadores. La seguridad de estos durante la ausencia de su madre, depende de su silencio. Como los ratones o los gatos.

 

Nidífugos

 

Los que no tienen nido. Son capaces de seguir a su madre y buscar cobijo por medios propios des del nacimiento. La mejor protección ante ladrones es su rapidez. Como los caballos o los elefantes.

 

Primates llevadores

 

Los que son llevados. Los simios y los koalas se pueden agarrar en el pelaje de su madre para protegerse así de depredadores. En el caso de que necesiten ayuda, los pequeños están siempre cerca de la madre. Si se dejan atrás, chillan para que les presten atención. Si están solos están completamente expuestos al peligro.

 

Historia genealógica

 

Hace aproximadamente 10.000 años, los nómadas, nuestros antepasados, se podían agarrar des del nacimiento. Durante la evolución, el bebé humano ha perdido esta capacidad. Tiene que ser aguantado o apoyado. Su instinto de ver el hecho de estar solo como una amenaza letal, se mantuvo.

Al principio

El desarrollo de la columna vertebral de los bebés

 

Los bebes nacen con la columna vertebral torcida en forma de “C”, a causa de la estrechez en el útero. Al nacer empieza su erección lentamente, en contra de la gravedad. El estiramiento empieza en la cabeza, pasa por el pecho y la parte de la región lumbar de la columna vertebral y termina en la cadera.

 

Desarrollo de la columna vertebral infantil

©Nicole Rudolf, www.stillen-und-tragen.de

Con el control de cabeza en posición barriga abajo a partir de la sexta semana aproximadamente, se desarrolla el estiramiento de la parte del cuello de la columna vertebral y finaliza con aproximadamente 4 o 5 meses, cuando el bebé es capaz de levantar la cabeza tumbado de barriga hacia arriba.

 

Consejos prácticos: hasta que el bebé no controle los movimientos de la cabeza hay que llevarlo en la posición cuna o subir la tela del fular hasta encima del nivel de sus orejas para sujetar la cabeza.

 

La extensión de la columna se desarrolla desde arriba hacia abajo. Con aproximadamente 8 meses la parte torácica de la columna vertebral se ha reforzado y el niño puede mantener la extensión de la misma. A partir de ahora el niño se aguanta sentado solo.

 

Consejos prácticos: a niños y bebés mayores les gusta mover sus brazos cuando están despiertos. Para permitirles más libertad de movimiento se puede bajar la tela del fular hasta debajo de sus hombros. Solamente cuando se duermen hay que subir la tela para sujetar la cabeza.

 

Entre el 10º y 14º mes la columna vertebral consigue su forma final de ‘doble S’. El lumbar del niño tiene la lordosis fisiológica. A la vez se han reforzado los músculos y ligamentos de la cadera y a partir de ahora el niño sabe andar solo. Se ha terminado el proceso de incorporación contra la fuerza de gravedad con éxito.

 

Consejos prácticos: los niños que saben andar solos cuando están despiertos en el fular, solamente necesitan el sostén del portabebés en el culito y en el lumbar.

 

Las etapas del desarrollo no coinciden necesariamente con la edad indicada, porque cada niño es diferente. Se trata de una indicación orientativa.

 

La incorporación del niño va a al ritmo del desarrollo de su sistema nervioso y del reforzamiento de los músculos, ligamentos y cartílagos. Entonces no es solamente una cuestión de equilibrio. Hasta que la espalda y la columna vertebral no tengan suficiente fuerza el niño no puede aguantarse sentado solo.

 

Como es muy difícil, mientras llevas a un bebé en brazos, soportar la cabeza y la espalda a la vez, no es bueno llevar a los bebés pequeños mucho tiempo sentados en brazos. Es mejor utilizar un portabebés que además asegura la posición correcta de las piernas (la posición ‘rana’) y a la vez cuida nuestra postura.

 

Hasta que la musculatura de los pies y de las carderas no está preparada para cargar el peso del niño no se pondrá de pie.

 

Así, no es recomendable adelantar o saltar etapas del desarrollo porque se puede retener el desarrollo correcto y hasta provocar problemas de postura. Por este motivo ruego no utilizar ninguna silla, arnés, suspensión, etc. como medio para mantener a los bebés sentados, de pie o saltando en una posición que el bebé solo no puede mantener.

 

Un fular es el mejor portabebés que puede haber a nivel de adaptación fisiológico. Cógete el tiempo para entender porque y como utilizarlo bien. En caso que te queden preguntas no dudes en contactarme o asiste a un asesoramiento de portabebés. ¡No es tan difícil como puede parecer a primera vista! ¡Llevar a tu bebé es una experiencia única que os va a unir aún más!

Al principio

El desarrollo de las caderas de los bebés

 

La articulación de la cadera está formada del hueso del muslo (fémur) que está colocado con su cabeza en el recipiente articulatorio (acetábulo) del hueso coxal de la pelvis.

 

La pelvis une la columna vertebral con las piernas. La pelvis consiste en los huesos coxales y el sacro y es parecido a un anillo (la cintura pélvica). Los huesos coxales están unidos en la parte anterior por medio de la sínfisis púbica y por la parte posterior por el sacro que a la vez es la base de la columna vertebral.

 

Los huesos coxales consisten cada uno en tres huesos (ilión, isquión y pubis). Esos huesos se juntan en el recipiente articulatorio (acetábulo) y forman la cavidad ajustada a la cabeza del hueso del muslo (fémur).

 

Todos los huesos de los bebés son preformados de cartílago. La osificación empieza en el centro de los huesos preformados y sigue hasta los extremos. Hasta que la osificación no haya terminado no se habrá formado correctamente el recipiente articulatorio

 

La osificación no está terminada al nacer sino que empieza en los primeros meses de vida y termina con 14-18 años. La cadera inmadura y blanda del recién nacido se desarrolla en función de la presión y movimiento de las piernas del bebé.

 

Los huesos del fémur aprietan en una posición correcta para estimular el desarrollo de la cavidad de sus recipientes articulatorios cuando las piernas del bebé están en flexión y abducción. En esta posición ‘rana’ la cabeza femoral está centrada y no aprieta solo contra la parte posterior, además los ligamentos entre los huesos coxales y el fémur están sin tensión. Los bebés recién nacidos mantienen las piernas en esta posición.

 

 

La posición ‘rana’ de las piernas:

 

Para facilitar el desarrollo correcto de la cadera los bebés mismos mantienen las piernas en una posición óptima cuando están tumbados. En la posición óptima las piernas del bebé están en flexión de aproximadamente 100º y en abducción de aproximadamente 45º. También se puede observar que los bebés incorporan esta posición en cuanto son cogidos de una posición tumbada para llevarlos en brazos.

 

La espalda curvada requiere la flexión de las piernas y viceversa. Eso quiere decir que las piernas solamente pueden estar en posición rana cuando la espalda esté arqueada y que la espalda solamente puede permanecer arqueada cuando las piernas están en una posición correcta con flexión y abducción.

 

La posición rana de las piernas hace posible que el niño pueda mantenerse encima de la cadera de su madre. Es el sitio donde el bebé humano pertenece a su historia genealógica hasta llegar a ser autónomo.

Al principio

La luxación congénita de la cadera

 

En una cadera sana el hueso del muslo y su recipiente articulatorio de la pelvis están bien proporcionados. La luxación congénita es una malformación de ambas partes que se presenta en bebés pequeños. La cabeza femoral no coincide adecuadamente con el acetábulo y así, no pueden articularse apropiadamente.

 

En las visitas rutinarias, el pediatra examina las caderas de los bebés para detectar posibles problemas. Con un diagnostico temprano se evitan secuelas. Cuanto antes se empieza con la terapia menos difícil es el tratamiento y mejores son los resultados de la terapia.

 

Al principio la luxación congénita no causa ni molestias ni dolor al niño.

 

Los primero posibles síntomas son:

  • Una disminución del movimiento en el lado afectado
  • La asimetría en la posición de las piernas y en los pliegues de los muslos
  • Una pierna afectada aparece más corta que la otra
  • Si se deja evolucionar se puede llegar a notar que el niño anda cojo

La luxación congénita es un malformación frecuente (aparición 1 de 1000 en España). Suele ser más frecuente en las niñas que en los niños y en partos de nalgas.

 

En caso que tengas cualquier duda consulta a tu pediatra. Esta información es para completar el tema de ‘como llevar a mi bebé correctamente’ y no puede en ningún caso sustituir una consulta con el médico.

 

Terapia de la luxación congénita:

 

La terapia y sus resultados dependen de un diagnóstico precoz en el recién nacido y de su gravedad.

 

Formas de terapia:

  • Utilizar pañales de tela o poner dos pañales de un solo uso uno encima del otro.
  • Llevar al bebé en un fular en una de las técnicas canguro
  • Con una férula para inmovilizar las piernas en la posición correcta
  • Las intervenciones quirúrgicas raramente son necesarias

Si el tratamiento es correcto y precoz la solución del problema es total.

Puedes comprar los produc- tos de manera fácil y rápida en nuestra Tienda online.
Con un clic encima del código del artículo llegas a la selección en la tienda.
Para cualquier pregunta sobre nuestros productos o trámite de un pedido llama a Atención al cliente Telf.: 972 15 88 65
Puedes elegir entre las siguientes formas de pago:
 • transferencia bancaria
 • contra reembolso
 • tarjeta de crédito/débito
Se determinan automática- mente en función de destino y peso - siempre de manera más rápida y económica posible. A España a partir
de un valor de compra de 150,- € es gratuito.
Embalaje sostenible:
Nuestro compromiso con el medio ambiente (sin gastos adicionales). Reutilizamos embalaje y usamos productos ecológicos de papelería y oficina de – Publicidad –
Al usar este sitio acepta el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad. | Más información sobre las cookies | Cerrar